Artículos

“La Salud es importante y debe ser parte de las estrategias de adaptación y mitigación”.

La Ruta del Clima

“La Salud es importante y debe ser parte de las estrategias de adaptación y mitigación”. Dr. Carlo Dora

Video Clip informativo sobre los efectos del cambio climático en la Salud, la participación de Dr. Carlo Dora de la Organización Mundial de la Salud  y Marie Christine Dewolf Vicepresidente de la Alianza para la Salud y el Ambiente, durante la Cumbre de Cambio Climático COP22.

“Empieza a ser considerada, realmente un tema transversal que ha empezado a ser considerado dentro de los diferentes temas” Marie Christine Dewolf

cropped-logo-ruta-20161.png

Ver la entrada original

Anuncios

GWP: conectando la seguridad hídrica y el cambio climático

La Ruta del Clima

logo-ruta-rectangulo3Tema: 

Entrevista con Rudolph Clevering, Secretario Ejecutivo de Global Water Partnership (Asociación Mundial para el Agua), quien conversó con La Ruta del Clima acerca de la relación entre la seguridad hídrica y el cambio climático durante la COP22 en Marruecos.

IMG_0728.JPG

Podcast:

Radio Climática

Audio:

Programa de Radio Climática GAIA co-producido por la Asociación La Ruta del Clima, Latin Clima y Radio U 101.9 FM de la Universidad de Costa Rica. Para más información:http://www.LaRutadelClima.org

cropped-logo-ruta-20161.png

Ver la entrada original

“Dependiendo de como se comporte el clima así circula la enfermedad”

Es conocido que el Cambio Climático tiene un impacto en muchos aspectos de la vida humana, uno de ellos es la salud. Entre los efectos del cambio climático están los cambios en el comportamiento de las enfermedades transmitidas por vectores.

Para desarrollar este tema y cómo Costa Rica se está preparando para esto, La Ruta del Clima conversó con la Coordinadora de enfermedades transmisibles en Vigilancia Epidemiológica de la Caja Costarricense de Seguro Social, la Doctora Catalina Ramírez Hernández.

¿Qué impactos tiene el Cambio Climático en la salud? 

El cambio climático ha venido tomando una gran relevancia en lo que es el comportamiento de todas las enfermedades, sobre todo enfermedades transmisibles o infecciosas. Dado que, lo que ocurre en el entorno de un individuo va a afectar en el comportamiento de las enfermedades como tal: en su periodo de incubación, en el cambio de los síntomas, en la presentación según la época del año. El hecho de que el mismo cambio climático puede generar ciertos eventos naturales puede incrementar el riesgo de que algunas enfermedades vuelvan a aparecer en las poblaciones y que se vuelven endémicas o epidémicas, dependiendo del evento.

ccss

¿Cómo se han manifestado estos cambios en Costa Rica y en la región? 

Esto es un problema a nivel mundial. Desde que se nos están derritiendo los polos, está generando un desequilibrio total en todo el orden natural en las temperaturas, las precipitaciones, la humedad y esto conlleva un problema en el control de enfermedades y en la aparición de algunas enfermedades que ya habían sido controladas.

A nivel nacional prácticamente, en lo que respecta lo que es el comportamiento de las enfermedades vectoriales, que es donde más vemos el impacto del cambio climático, es en la ocurrencia… antes estas enfermedades eran muy estacionales porque dependían mucho de las precipitaciones y cambios de humedad que estaban muy bien definidos, y ahorita esos parámetros ya no están bien definidos, si no que en cualquier momento podríamos tener cambios en la temperatura y precipitaciones que generaría predisposición o factores de riesgo para que esas enfermedades circulen en la población. Y eso es lo que está ocurriendo.

Por ejemplo, hemos observado que estas enfermedades muy al inicio en la circulación en la población costarricense se daban principalmente a partir de junio, cuando iniciaban las lluvias fuertes; ahora tenemos la posibilidad de tener casos a través de todo el año o, inclusive, que se nos desplace esa aparición de junio hasta noviembre como ocurrió el año pasado, que el incremento de los casos de dengue inició en noviembre del 2015 y acabó en febrero del 2016 para luego, en noviembre volver a iniciar con el incremento de los casos. Lo que hay es un desplazamiento en el tiempo y una dificultad a la hora de tener un mayor control o posibilidad de anticipar unas estrategias para mantener la enfermedad dentro de los números esperados.

“El cambio climático ha venido tomando una gran relevancia en lo que es el comportamiento de todas las enfermedades, sobre todo enfermedades transmisibles o infecciosas.” Dra. Catalina Ramírez

¿Qué ha implicado eso para el sistema de salud pública? 

Bueno como sistema de salud costarricense, siempre me he sentido muy orgullosa, es una de las fortalezas como población costarricense. Porque tenemos un sistema de salud muy fortalecido con mucha capacidad instalada lo cual permite que tenga la capacidad de hacerle frente a cualquier circunstancia en cualquier momento. Porque la capacidad instalada es la acumulación de toda la experiencia a través de los años y de la inversión que se hace en todos los ejes del sistema de salud.

Lo que si ha generado es el incremento de la demanda de las consultas en cualquier momento y de una manera continua y sostenida, ya no de forma epidémica sino más bien un estilo endémico, y con la agravante de que se agregan más enfermedades. Entonces, cuando antes estábamos muy enfocados en enfermedades no transmisibles (por ejemplo, cáncer, accidentes de tránsito, lesiones, violencia, enfermedades crónicas, etc) estas siguen tenido un peso relevante y hacen que los sistemas de salud sean absorbidos por esas enfermedades. Pero con el cambio climático, con el trastorno que ha producido el mismo ser humano, que es lo más triste, toma relevancia y genera que las enfermedades que antes estaban siendo mejor controladas entren en un estado igual a las enfermedades no transmisibles o crónicas a competir. entonces tenemos un sistema de salud enfrentando a una alta demanda de los servicios.

Podría comentarnos cuáles son esas nuevas enfermedades. 

Tenemos una que se introdujo en el país en el 93, que es el dengue, y desde entonces no hemos podido controlarla. Y recientemente, en el 2014, se introdujo el chikungunya y el año pasado, el zika.

Las tres son enfermedades vectoriales transmitidas por el mismo mosquito, es decir, que las estrategias que podamos hacer nosotros como miembros de esta sociedad son realmente las mismas: evitar los depósitos de agua y tener una buena gestión ambiental, dado que el cambio climático no lo vamos a controlar en un corto plazo, porque este es el producto de una agresión que los seres humanos hemos hecho a la naturaleza a través de muchos años entonces la reversión del problema llevaría muchos años. Entonces lo que necesitamos ahora con estas tres enfermedades, son los cambios conductuales de la población, doncel evitemos que el mosquito tenga un deposito de agua para reproducirse.

Sin embargo, hay alertas a nivel mundial de enfermedades simulares o que repunten enfermedades que estaban más controladas, como la Fiebre Amarilla, nuevamente en nuestras poblaciones. Ahorita hay alertas de otro virus, que es el Mayaro que es igualmente trasmitido por el mismo vector. Son situaciones que van muy de la mano y que, a parte del cambio climático, la movilización de las poblaciones o la migración por diferentes motivos, por ejemplo el turismo, hace que el riesgo este a las puertas de cada uno de los países.

“Lo que si ha generado es el incremento de la demanda de las consultas en cualquier momento y de una manera continua y sostenida, ya no de forma epidémica sino más bien un estilo endémico, y con la agravante de que se agregan más enfermedades.” Dra. Catalina Ramírez

Entonces, ¿usted cree que la estrategia ideal sean las campañas de prevención?

Efectivamente. Porque la población tiene cierto conocimiento de que la enfermedad se transmite por un vector, un zancudo, que este tiene sus lugares de crecimiento… conocen los elementos básicos. Sin embargo, la acción para pasar de conocer los elementos a evitar que existan los depósitos es lo que no hemos logrado hacer. Hay mucha individualidad y falta de trabajo en equipo por parte de las poblaciones, creemos que limpiar solamente nuestros patios va a solucionar el problema, y tal vez eliminemos los depósitos en nuestras casas pero en los alrededores siguen existiendo a 100 – 200 m y el riesgo es exactamente el mismo a que lo tenga a 100m o en mi casa. Los depósitos de agua pueden ser tan increíbles como una Bromelia, un coco vacío, una hoja de palmera, cualquier deposito con paredes es ideal para la reproducción del zancudo y la perpetuación de las enfermedades que ya tenemos y favorecer la aparición de cualquier otra que se transmita de la misma manera.

ccss2.JPG

¿Se está trabajando con los gobiernos locales para lograr estos cambios?

Sí, la CCSS trabaja en conjunto con el Ministerio de Salud y vamos articulando con organizaciones no gubernamentales, municipalidades, asociaciones y con empresas privadas para ir fortaleciéndonos. Sin embargo, uno de los pocos puntos que si hemos observado a través del tiempo es que a pesar de que existen gobiernos locales muy comprometidos son codependientes de los cambios del personal y de las lineas de prioridad de los temas que ellos vayan a abordar, aunque la gestión ambiental y sanidad ambiental unos de los temas permanentes, no todos los gobiernos locales tienen esos temas como prioridad. Depende mucho de quien esté. No hay una continuidad, sostenibilidad ni homogeneidad en el trabajo de las 81 municipalidades que tenemos. Pero si se trabajo con ellas y en algunos lugares ha sido exitoso y la cooperación ha sudo increíble. también, en algunas sonas, la cooperación de la empresa privada es inmensa. No obstante, mientras no se articulen todos los elementos de población, empresas, servicios de control vectorial del Ministerio de Salud y la acción propia de la comunidad difícilmente tendremos un éxito en el control.

Hay poblaciones más vulnerables, también.

Como son enfermedades muy similares y codependientes de un vector donde este instaurado ese vector, que depende de algunas características geográficas y climáticas, ahí va haber enfermedad. En nuestro país la zona costera, las que están por debajo de los 600 metros del nivel del mar como Guanacaste, Puntarenas y Limón son las que siempre ha permanecido con los casos, se instauran y lo que hacen es trasmitirse de un barrio a otro y eso hace que ahí se mantenga endémicamente las enfermedades. Puntarenas es la región por la cual nos ha ingresado dengue, chikungunya y zika. Entra ahí y ya tenemos en todo el país, es un país pequeño entonces la posibilidad de movilización de las personas y el vector, por todo el cambio climático, lo tenemos a lo largo y ancho del país. Solamente en las zonas altas, no es tan activo. todo este cambio climático también puede generar adaptación en el vector que también este dificultando controlar la enfermedad: el vector se puede estar adaptando a mayor altitud, mayores o menores temperaturas, menor humedad para el preservar su especie.

Eso haría que no solo haya desplazamiento en el tiempo sino que también aparezca en lugares donde quizá no era tan común.

Así es. Hace unos 5 – 6 años atras estas enfermedades estaban muy localizadas en las zonas costeras pero ahora no, ahora está también en zonas más altas, por encima de los 600 hasta 1200 sobre el nivel del mar.

¿Qué otras enfermedades se asocian al cambio climático?

Como te mencione al principio, las enfermedades transmisibles o infecciosas casi todas dependen del entorno.

¿Cuales son?

la influeza, porque está relacionada a temperaturas, circulación y migración de aves, que es la principal fuente de circulación del virus. Y con el cambio climático, si hay cambios en la temperatura, las aves van a migrar, la enfermedad va a migrar de la misma manera. Y promieamente en un país, si cambia la temperatura y las lluvias, enfermedades como la influenza y la diarrea, que van de la mano con las enfermedades vectoriales, van a cambiar su comportamiento. A finales del 2015 tuvimos una alerta de influenza que no se esperaba. Hemos tenido también que ir adaptando las campañas de vacunación de acuerdo a la circulación de esas enfermedades. dependiendo de como se comporte el clima así circula la enfermedad y si circulaba normalmente en mayo se vacunaba en enero pero si ahora circula en septiembre tenemos que cambiarnos a abril. Es decir, las estrategias de prevención y control se adecuan de acuerdo a la circulación y transmisión de la enfermedad.

¿Cómo se proyectan estas enfermedades relacionadas al cambio climático? 

Es posible que las que se han ido introduciendo en el país van a quedar instauradas porque cada vez va ser más difícil articular todos los esfuerzos de manera homogénea y en el momento preciso para poderlas controlarla. Entonces puede que tengamos poblaciones cada vez más expuestas o más protegidas por periodos. Pero lo que nos inquieta más es que todo esto puede generar aparición de nuevas enfermedades que las poblaciones no están acostumbradas a sufrir y que podría ser un gran impacto en población y en servicios de salud.

Otro factor de riesgo es la utilización discriminada de medicamentos muy avanzados que en enfermedades, que por ser nuevas, sean susceptibles, vulnerables o fáciles de controlar y que se usen medicamentos muy fuertes entonces que nosotros mismos también estemos cambiando el comportamiento de esos agentes.

¿Con este panorama, ¿qué retos tiene el sistema?

El reto va a ser siempre mantener un servicio bastante capacitado y fortalecido en infraestructura y suficiente personal con los conocimientos necesarios porque ya no solo vamos a tratar las enfermedades no transmisibles sino también otras enfermedades que no están limitadas a gripes, dengue, diarreas, sino también a otros eventos que tenemos que ir incorporando dentro de neutro diagnóstico diferenciado y de nuestras posibilidades de pensar: que aparte de zika puede ser fiebre amarilla, que aparte de fiebre amarilla puede ser malaria, etc.. Dejar de vivir en un mundo aislado, único individual donde nosotros tengamos que pensar en lo que esta al lado pero además en otras latitudes desde el punto de vista poblacional, de salud y demás, para tener un buen juicio que nos ayude a distinguir entre enfermedades y podamos brindar las opciones terapéuticas a la población.

cropped-logo-ruta-20161.png

“La gestión de vectores pasa por un buen saneamiento del medio”

Darle prioridad a las inversiones que tienen que ver con reducir los riesgos ambientales, para que eso empiece a generar beneficios para la salud” Dra. María Neira -OMS

La Doctora María Neira de la Organización Mundial de la Salud nos cuenta sobre la prioridades que deberian tenerse respecto a los efectos a la Salud por parte del cambio climático.

¿Cuáles son los principales riesgos para las salud ante el cambio climático?

“Darle prioridad a las inversiones que tienen que ver con reducir los riesgos ambientales para que eso empiece a generar beneficios para la salud.

Que haya esa cooperación entre los Ministerios de la Salud y Medio Ambiente, haciendo esa alianza entre ellos, para que cuando se tomen decisiones en cambio climático puedan efectivamente hacer parte de esas discusiones.” Dra. María Neira

¿Cuales son los retos para Centroamérica?

La Dra. Neira mencionó que los  retos van a venir del que tipo de energía que se use. Dependiendo de la elección de energía que se haga, esto va tener  un impacto positivo o negativo en la Salud. Además, recalcó la importancia respecto al tipo de transporte se utilice por la población, dado que esto puede generar mayor contaminación del aire y  también que es imperativo  asegurar las fuentes de agua. 

¿Qué hacer con los vectores ante el cambio climático?

“Primero, la gestión de vectores pasa por un buen saneamiento del medio. Por otro lado, si no hay inversión también en una vigilancia epidemiológica para detectar esos vectores para ver si efectivamente hay un cambio en el patrón epidemiológico, eso es lo que más nos importa. Luego cuando se detectan hay que atender a esos pacientes.”Dra. María Neira

logo-ruta-20161.png

Líderes dialogan sobre salud y cambio climático

Este viernes desde la COP22, en la conferencia de prensa sobre Acción Climática Global en Salud, la Ministra del Ambiente de Marruecos,  Hakima El Haite, y los doctores María Neira y Diarmid Campbell-Lendrum compartieron sus preocupaciones sobre los efectos del cambio climático sobre la salud y las oportunidades que existen en este campo para mejorar la calidad de vida de todas las personas.

“En nuestra cultura, nosotros solemos decir que podemos tener toda la riqueza del mundo, pero si no tenemos salud somos pobres”, con esta frase la  Hakima El Haite habla sobre la importancia de considerar los efectos negativos del cambio climático sobre la salud. Ella hace mención a que la mayoría de las veces el costo económico de la degradación ambiental puede ser directa y fácilmente medible cuando está relacionado a impactos sobre la infraestructura y otros, pero que se vuelve muy difícil de estimar cuando se trata de impactos que no tienen un valor monetario claramente definido, como la salud.

Asimismo, menciona que el cambio climático aumenta el riesgo de contaminación de los recursos hídricos, lo cual multiplica las posibilidades de transmisión de enfermedades a través del agua, sobre todo en los países más vulnerables. De hecho, las poblaciones con más riesgo al respecto son los jóvenes y los niños entre 1 y 5 años.

dsc_0049

“El ser humano se preocupa por su salud, la salud puede ser transformacional y la salud puede revolucionar el espíritu humano”, estas son las palabras de la Ministra, quien visualiza oportunidades en este campo.  Al igual que la doctora María Neira, del Departamento de Salud Pública, Ambiente y Determinantes Sociales de Salud, indica que “cuando se promueve el transporte sostenible y cuando se diseñan ciudades de forma saludable, se genera una población saludable y muchos beneficios económicos”

La Salud en las Negociaciones Climáticas

La Ministra Hakima El Haite, “Champion of Climate”, explica que el interés de poner la salud en el corazón de las discusiones tiene mucha más ambición que solamente demostrar que hay muertes a causa de la contaminación, el interés de incluir la salud en el debate de cambio climático es demostrar que la salud tiene la capacidad de transformar al mundo y a los seres humanos.

Ella enfatiza en que “hoy es tiempo de que la comunidad internacional comprenda que todo está ligado, que el cambio climático impacta la salud, por ejemplo, a través de la contaminación del aire o a través de la sequía. Que las emisiones de gases de efecto invernadero son el origen de un gran número de enfermedades respiratorias y de muertes a nivel mundial” Y que, por esto, todos debemos comprometernos para crear conciencia.

logo-ruta-20161.png

OMS llama la atención sobre relación entre CC y Salud

La Organización Mundial de la Salud (OMS) realizó en COP22, Cumbre de Cambio Climático, un llamado de atención ante la relación que tiene la salud con el cambio climático.

En esta actividad participó la Dr. Margaret Chang, Directora-General de la  Organización Mundial de la Salud, quien mencionó que hay mucho factores ambientales que afecta nuestras salud y el sector salud debe ser vigilante para levantar la alarma. Dijo que “la tierra esta perdiendo su capacidad de sostener la vida.” por lo que se necesitan mecanismos de coordinación y unión para hacerle frente a esta problemática.

IMG_6120.JPG

La Dr. Maria Neira de la OMS dijo que uno de “los principales retos es darle prioridad a reducir los riesgos ambientales para que esto tenga beneficios para la salud.”

img_6009

Además, mencionó que en la región Centroamericana dependiendo de la forma en que se genere energía esto va tener un efecto positivo o negativo en la salud. También, que un factor importante para la salud son  las medidas que se adopten para evitar la contaminación del aire por parte del transporte y las medidas que eviten la contaminación del agua. Finalmente,  mencionó que cuando “hayan decisiones sobre el cambio climático, que la salud esté presente para que de alguna manera esos fondos puedan ir también a los centro de salud que también ya están sufriendo.”

logo-ruta-20161.png

Una oportunidad para la niñez: enfrentado el Cambio Climático

No podemos evadir que millones de niños y niñas no tendrán un futuro digno a raíz de haber nacido en un país, barrio, con determinado género o ciertas condiciones. La inequidad determina su futuro, bienestar y en muchos, casos si viven o mueren. El cambio climático viene a agravar estas condiciones que amenazan el futuro de la humanidad.

La UNICEF comenta sobre este ciclo de violencia estructural:“Estas grandes inequidades y peligros son algo más que una violación de los derechos y una amenaza para el futuro de todos y cada uno de los niños. Perpetúan los ciclos intergeneracionales de desventaja y desigualdad que menoscaban la estabilidad de las sociedades e incluso la seguridad de los países en todas partes.” Estado de la Niñez del Mundo 2016.

En términos de cambio climático, esto representa un factor determinante en cuanto su vulnerabilidad contextual y la capacidad adaptativa con la que deben estos niños(as) y sus comunidades enfrentar al cambio climático. No es un futuro ni un presente aceptable. Sin embargo, la UNICEF considera que el cambiar esta situación para el 2030 es viable si trabajamos activamente. Su principal obstáculo no es técnico:

“Son una cuestión vinculada con el compromiso político. Son una cuestión de recursos. Y también son una cuestión de voluntad colectiva –unir las fuerzas para abordar de frente la inequidad y la desigualdad concentrando una mayor inversión y esfuerzo en la labor de llegar a los niños que han quedado atrás.” Estado de la Niñez del Mundo 2016.

Captura.PNG

La mejora de las condiciones de la niñez debe estar en el centro de la medidas de adaptación que tomen nuestros países.

Cambio Climático:

Los efectos adversos del cambio climático van a afectar a la infancia de manera desproporcionada, pero en especial a los más vulnerables y desfavorecidos. Esto implica que su riesgo climático es particularmente mayor a raíz del contexto que hemos creado para que ellos nazcan y crezcan.

Hay 500 millones de niños(as) que viven en zonas de inundación extrema, lo cual se va agravar con el cambio climático. Esto refleja los efectos de una crisis prolongada, como lo es el cambio climático, y que se suma a otras que ya les afectaban.  

Por ejemplo la UNICEF menciona que  6 millones de niños(as)  viven en contextos frágiles, que además son zonas de inundaciones extremas.  Además, tenemos a más de 300 millones de niñas(os) viviendo en zonas propensas a inundaciones extremas, en países donde la mitad de su población vive con menos de $3.10 dolares por día. En otras palabras, su vulnerabilidad contextual se incrementa dramáticamente al presentarse una nueva amenaza como el cambio climático en un contexto que ya era hostil.  

Una menor precipitación y acceso a agua potable es uno de los efectos esperados del cambio climático. Actualmente,  160 millones de niños(as) viven en zonas de sequía grave o muy grave. La sequía hace que niños(as) y sus familias pobres usen fuentes  no seguras de agua, causando que sean más vulnerables a enfermedades como el cólera o la diarrea. Esta situación se espera se agudice a menos que la gobernanza climática responda adecuadamente.

Otro aspecto preocupante es que las amenazas complejas y los desastres asociados con cambio climático generan condiciones que hacen a la niñez más vulnerables al maltrato, el abandono, la trata personas y el trabajo infantil.  

El Cambio Climático es también una amenaza a la salud de los niños(as), al incrementar la incidencia de la inseguridad alimentaria; malnutrición y enfermedades transmitidas por vectores como Dengue, Malaria, Zika o Paludismo.

Un dato importante: El 88% de la carga actual de las enfermedades relacionadas con el cambio climático afecta a niños(as) menores de 5 años.

En el caso del Dengue, este afecta 50 millones de personas y es responsable de al menos 15 mil muertes al año. Es una de las enfermedades transmitidas por vectores (en este caso el mosquito Aedes Aegypti) que más rápidamente se expande, a raíz de la globalización, la migración y el cambio climático.

Esta enfermedad tiene una intima relación con el cambio climático y está presente en más de 100 países, incluyendo muchos en Latinoamérica. Esto, ya que los cambios en la precipitación y temperatura va a afectar cómo se manifiesta esta enfermedad. Además, la variabilidad ambiental y climática impactarán la incidencia del Dengue en Centroamérica, Colombia y la Guayanas Francesas.

Captura.PNG
Gráfico de UNICEF que ilustra los lugares donde son más propensos a incrementar los contagios con Dengue a raíz del Cambio Climático.

Educación:

El cambio climático es  una crisis prolongada que afecta el bienestar de la niñez y que distorsiona o obstaculiza el acceso a la educación, sea porque pone en amenaza la vida de los niños(as), amenaza elementos básicos de su comunidad, o al dañar directamente la infraestructura escolar. 

“Menos del 2% de los fondos recaudados en los llamamientos de ayuda humanitaria se destinaron a la educación en 2013.” Estado de la Niñez del Mundo 2016

Sin embargo, los recursos destinados para asegurar la educación de la infancia que está sujeta a conflictos o crisis prolongadas como el cambio climático es ínfima, lo cual contrasta con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La educación no solo es una herramienta para luchar contra la pobreza, impulsar el desarrollo o para lograr  nivelar el acceso a oportunidades entre países o comunidades, sino que es clave para construir la capacidad adaptativa para enfrentarnos al cambio climático.

“Una educación de calidad aumenta los conocimientos, estimula la innovación, promueve habilidades que impulsan el crecimiento y la prosperidad, y fomenta sociedades incluyentes.”Estado de la Niñez del Mundo 2016

Es importante que las medidas de adaptación de los países contemplen expresamente la educación. Esto no solo desde la perspectiva de educar y sensibilizar respecto al cambio climático, sino también de asegurar el acceso a la educación de la niñez a raíz de los efectos adversos del cambio climático. 

¿Qué hacer? La reducción emisiones de carbono que realicemos determina el bienestar de la niñez.

El incremento de la temperatura afecta la salud de sectores vulnerables como la niñez y los adultos mayores. Entre mayor sea la curva de incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) durante estos años, así también incrementarán las áreas en donde el cambio de temperatura y los demás efectos del cambio climático van a afectar la niñez. 

Se espera que en el 2050, si no detenemos nuestras emisiones de GEI (escenario business-as usual)  aproximadamente 1.45 billones de niños(as) vivan en zonas donde el incremento  máximo de temperatura promedio sea mayor a los  2ºC.  Esto nos indica el peligro real que representa para la niñez el que se adopten medidas poco ambiciosas o erradas en la gobernanza climática.

aa.png
Gráfico de UNICEF que ilustra la cantidad de niños(as) que se verán afectados por los cambios en temperatura en varios escenarios.

El garantizar y salvaguardar el bienestar de la niñez ante las presentes y futuras condiciones climáticas y vulnerabilidades contextuales, es un derecho humano. Es importante posicionar este tema en un espacio central en la gobernanza climática y asegurar su debido financiamiento. Esto representa una medida de adaptación y de equidad inter-generacional ante el cambio climático. 

logo-ruta-20161.png

Cambio Climático y Salud: Un reto en Costa Rica

El cambio climático es un tema trasversal y entre sus aristas incluye el tema salud.

Ya es conocido y declarado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que el cambio climático influye en la salud humana, pero, ¿cómo se relacionan estos dos grandes temas? ¿Están preparados los Gobiernos para enfrentar las consecuencias del cambio climático en la salud? ¿En qué aspectos de nuestra salud afecta el cambio climático?

En el marco del programa radiofónico, Gaia, conversamos sobre estas interrogantes con Federico Paredes, funcionario de la dirección de la Protección del Ambiente Humano del Ministerio de Salud costarricense y representante de esta entidad en la Comisión Interinstitucional de Cambio Climático.

-Gaia es un espacio radiofónico co producido por Radio U, Latin Clima y La Ruta del Clima, donde tenemos invitados/as de diferentes áreas y especializaciones para conversar sobre cambio climático.-

Esto conversamos con Federico Paredes:

 

Valeria Román (VR): ¿Qué riesgos implica el Cambio climático en la salud humana?

 

IMG_0685Federico Paredes (FP): La afectación del cambio climático (CC) se da en muchos frentes. Todo el desborde de zika, chikungunya y dengue es parte de la exacerbación de los ciclos de vida del insecto: se disturban los ciclos de vida y entonces hay una sobrepoblación de insectos que pican y trasmiten.

 

Katiana Murillo (FM): Y también el rango geográfico aumenta… Se encuentran en lugares donde antes no existían.

 

FP: También. La vida silvestre ha visto alterados sus ciclos de vida por estos cambios de clima provocando, entre otras cosas, la trasmisión de enfermedades. Ese sería un primer punto. Otro sería factores como los que ha mencionado la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la OMS llamados determinantes ambientales de la salud: la disponibilidad de agua potable (que de todos modos es un tema tremendo, ya tenemos problema en el Gran Área Metropolitana, un país tropical, lluvioso), los desastres naturales (el año pasado fue uno de los peores en Guanacaste por sequía y, por otro lado, el Caribe inundado: uno ve como en un país tan pequeño hay dos extremos de desastres provocados por el CC) , la afectación de infraestructura (la cuestión de los puentes, caminos, casas), la disponibilidad de aire limpio (el transporte automotor, que es el principal factor de emisión de gas de efecto invernadero). En resumen: agua, aire, infraestructura, enfermedades vectoriales y la disponibilidad de alimentos.

 

VR: También se pueden mencionar las afectaciones en la piel…

 

Sí, ahora hay mucha más incidencia  de los rayos ultravioleta del sol en la piel para los melanomas. Hay un riesgo en un rango de horas sol que uno no debería de andar descubierto. Otra cuestión son las enfermedades bronco pulmonares o asma. Los contaminantes atmosféricos pueden producir rinitis y alergias exacerbadas por la contaminación.

 

IMG_0692KM: Es que no solo existe la emisión de gases de efecto invernadero, por ejemplo, con el transporte, sino que la flotilla es tan vieja en el país que también hay todo un tema de contaminación en sí mismo.

 

Claro, y aquí estamos mal en este asunto.

 

Adrián Martínez (AM): Con respecto al tema de vectores, el Ministerio de Salud tiene toda una campaña, pero, ¿cómo se prepara presupuestariamente para enfrentar esta afectación aún mayor de dengue en los próximos años?

 

En el Plan Nacional de Salud ya se ha puesto esto de las enfermedades vectoriales para darle contenido a los programas. El Ministerio ha ido abordando, en la medida de lo posible, el tratamiento de estas tres enfermedades… y, bueno, las campañas todos las conocemos: no tener agua estancada, etc., cosas que todos sabemos… cuanto lo cumplimos eso es otra cosa. De manera que es una cuestión cultural.

 

José Pablo Román (JPR): En estas enfermedades vectoriales ha sido siempre enfocada la lucha como una lucha local… ¿no se ha pensado en una estrategia regional en vez de local?

 

A pesar de que la OPS – que es el organismo de la OMS en América – ha impulsado este tipo de campañas, no todos los países tiene igual capacidad de respuesta; hay una gran disparidad porque los sistemas de salud varían. Mucho responde a cómo está la presencia institucional de las entidades de salud.

 

JPR: Pero es curioso porque una enfermedad no respeta fronteras…

 

VR: Por causa del CC, los lugares donde se encuentran los vectores pueden cambiar. Por ejemplo, puede resultar más común ver este tipo de enfermedades en lugares muy lluviosos o húmedos ¿Pero qué pasa si se empiezan a trasladar a lugares donde antes no era común? ¿Está el Ministerio preparado?

El Ministerio tiene una gran responsabilidad de advertirle a la población cómo manejar estas cosas. Pero es igual que el tema de residuos: se estimula a la gente para prevenir pero no podemos obligarlos. Con esto del dengue creo que todo el mundo sabe lo que hay que hacer…

 

Cynthia Calderón (CyC): Pero casi nadie lo hace…

 

Exacto. O habrá gente que sí lo hace pero no todo el mundo tiene ese nivel de consciencia.

 

VR: Ya es un tema de prevención donde cada uno de nosotros juega un papel.

 

Claro, una ministra nuesIMG_0677tra solía decir que las llantas en los patios son como hoteles cinco estrellas para estos mosquitos. Son una belleza, están estancadas y nada disturba la movilidad del agua.

 

AM: Entonces hay una relación entre el consumismo, la cantidad de residuos que tiramos con el peligro de contagiarnos con estas enfermedades. Es decir, nos estamos poniendo en peligro no solo con lo que es cambio climático sino también con nuestro consumismo irresponsable.

 

Así es.

 

AM: Con respecto al tema de política de cambio climático, ¿cómo se ha visto vinculado el Ministerio de Salud con todo este tipo de negociaciones a nivel de la cumbre de CC? ¿Se involucra el Ministerio con otras entidades, existe un dialogo?

 

Si lo hay. Yo represento al Ministerio de Salud en esa comisión. Aquí lo que hay que poner sobre el tapete es la sinergia que tiene que darse entre todas las entidades del Estado. Yo he sido muy crítico con respecto al territorialismo de las entidades. Porque un tema como el CC es un tema transversal que afecta vivienda, infraestructura, alimentación, enfermedades. Entonces, ya estamos afinando más esta interacción, la idea ahora es realizar un Nama (acción de mitigación o reducción de emisiones a nivel nacional) de CC y Salud Humana más que nada con el tema de residuos porque es un detonante del CC.

 

AM: ¿Por qué solo residuos si hay una relación entre esto y los vectores (zika, dengue) que está azotando la región?

 

Por una sencilla razón: residuos porque es la cereza en el pastel de la desgracia en este país. No sé cómo hemos llegado este nivel de irresponsabilidad.

 

CyC: Yo me pregunto qué pasa con la humanidad, por qué hay una conducta tan autodestructiva y contaminante

 

JR: O si es más bien es que las campañas para educar a la gente no son efectivas.

 

Yo me inclinaría por lo que dice José Pablo. La inducción y la educación es fundamental. La gente piensa que sólo hay que educar a los niños, y por supuesto que hay que hacerlo, pero también a todos los demás.

 

AM: Pero esto también rIMG_0399esponde a lo que usted decía que si no integramos todas las iniciativas no es posible… porque, por ejemplo, tenemos los tratados de libre comercio y otras iniciativas de este tipo de modelo de desarrollo que hemos suscrito pero después hablamos de salud y que la gente debe cambiar su conducta pero en realidad el Estado fomenta otro tipo de modelo de desarrollo a nivel de comercio internacional. Quizá hace falta ese dialogo para planificar diferente nuestro desarrollo que responda a estas necesidades que usted nos comenta.

Hay varios actores, uno de ellos son los compromisos que como país tenemos con organismos y mecanismos internacionales que ya son complejos e incluso contradictorios…

 

JR: ¿Como pasar a un desarrollo sostenible si los mismos tratados no lo son?

 

Exactamente… y a la vez no podemos ser islas.

 

AM: Y sin embargo, ¿que más importante que la salud para el ser humano?

 

KM: Creo que también la gente no ha hecho un vínculo o la relación entre la calidad de vida y la parte ambiental. Que el asunto ambiental no es solo algo que hacen las organizaciones ambientalistas sino que tiene que ver con todo, con la calidad de vida del ser humano.

 

Es lo que decía José Pablo, es falta de información. Tenemos que llegar más con campañas más abiertas para toda la población.

 

KM:¿Y que tal con esas iniciativas que ya existen? Por ejemplo yo veo mucho el involucramiento de la gente con el programa de Bandera Azul. La gente a todo nivel se apunta, ¿eso puede ser una vía?

 

JP- También es porque la gente ve el costo-beneficio de sus acciones. He visto que a la gente le gusta participar cuando se trata de limpiar su comunidad porque eso les trae beneficios como el turismo.

 

Sí, el programa de Bandera Azul es muy bueno porque compromete a la gente con un objetivo en común. Es un programa interesante porque no hay que pagar nada, se puede inscribir cualquier institución y permite en una sana competencia lograr un objetivo.

Hay cosas interesantes… por ejemplo, en el año 91 entró el “estereofón” que no se puede degradar de ninguna forma. Y aquí todos alegres y contentos. La única manera de reusarlo es desintegrarlo y usarlo para mejorar la estructura del suelo en viveros. Son posibilidades de uso pero tampoco los viveros van a usar todo el estereofón que tenemos.

 

KM: tendrían que ser miles de viveros… porque incluso cuando uno va a cualquier lugar a traer comida empacada siempre es en el bendito “estereofón”.

 

VR: Igual sucede con el tema que hablábamos de educación: ¿a cuántos niños no les piden ese material para hacer proyectos? Desde ahí se está empezando la mala educación.

 

AM: Y lo que nos lleva es a preguntarnos cuándo lo vamos a prohibir ¿Cuántos años vamos a dejar pasar para prohibir el “estereofón” o las bolsas de plástico?

 

Estamos en un círculo vicioso con esto del plástico.

 

CyC: Yo creo que hay que tomar una decisión radical. Porque, como decíamos antes, creo que la gente tiene un comportamiento autodestructivo.

 

Lo que pasa es que los Gobiernos además de tener un periodo de vida muy corto, responden a intereses.

 

KM: Y a futuro, ¿qué va a pasar con respecto a estas consecuencias del CC? ¿Qué se va a agravar en términos de salud si no actuamos a tiempo, si no solucionamos problemas como estos de un mejor manejo de residuos?

 

Costa Rica es un país muy pequeño y realmente no contribuimos con mucho en el CC en la escala global. Pero, ¿qué hacer a nivel interno? Si no manejamos bien los residuos va a seguir aumentando el CC porque el mal manejo de residuos contribuye a la emisión de gases de efecto invernadero. Si no controlamos los criaderos van a seguir las enfermedades vectoriales y no sabemos cuántas otras enferIMG_0679medades más puedan venir y cuantas más se pueden agravar con esto del CC. Por lo tanto, debemos estar muy preparados para no permitir que esto vaya a avanzando. Lo ideal sería reducir el consumismo pero cuesta mucho en este país cambiar esos hábitos. Es un reto nacional.

 

JP- Con esas amenazas del CC, ¿cómo diseñar una estrategia de salud efectiva?

 

Primero hay que hacer un consenso entre todas las entidades. Yo tengo un esquema que consiste en entidades de gobierno, municipios, ONG, comunidades, la academia y la empresa privada. Es decir, no se puede hacer una sinergia si no tenemos todos esos elementos involucrados.

 

JPR: ¿Y es posibles? ¿O es muy romántico?

 

Sí es posible. El asunto es cuán efectivo sea. Por ejemplo, aquí tenemos la Asociación Costarricense de la Industria Plástica y si pasáramos una ley que prohíba el uso de los plásticos en bolsas, los primeros en brincar serían ellos.

 

CyC: Por parte de la industria es difícil esperar esos cambios.

 

VR: Creo que de parte de todos es difícil. Es un asunto de tomar consciencia.

 

AM: Y llega un punto donde la consciencia también debería tomar decisiones.

 

CyC: sí, porque el asunto corre rápido y ya no hay tiempo.

 

 

cropped-logo-ruta-20161.png

Centroamérica se adapta por su Salud

Centroamérica es una de las regiones más vulnerables ante los efectos adversos del cambio climático. Esto se da en parte por su ubicación, el estado de sus  ecosistemas y muchos otros factores ambientales que influyen en cómo se manifiesta el clima en la región. La adaptación al cambio climático  en tema salud es una prioridad para el istmo.

El contexto socio-ambiental de la región, en donde se manifiesta el cambio climático, no es el más favorable. Las relaciones socio económicas e históricas que han moldeado el istmo y a la relación que la sociedad ha desarrollado con los ecosistemas generan un ambiente complejo que limita su capacidad de adaptación. Entre los retos que tiene la región está enfrentar la insaciable deforestación, la gran cantidad de personas en condición de pobreza, la mala gestión de recursos y muchos otros factores que los hacen sumamente vulnerables.

En este contexto de amenazas pre-existentes al cambio climático sumado a las que vienen con este fenómeno, los gobiernos del istmo saben que se deben tomar medidas de adaptación para reducir el riesgo de la ciudadanía y los ecosistemas.

1

Dentro de la Estrategia Regional de Cambio Climático de Centroamérica (2010) se enumeran claramente los principales impactos que tiene y tendrá el cambio climático en esta región:

  • “Incremento de la Vulnerabilidad y eventos extremos
  • Inseguridad Alimentaria Deforestación y pérdida de ecosistemas
  • Disponibilidad del Agua
  • Daños sobre la salud humana
  • Pérdida de recursos marino-costeros
  • Reducción de la oferta turística
  • Afectación de la vida y cultura de los pueblos indígenas y comunidades afrodescendientes
  • Daños severos a la infraestructura
  • Fuentes energéticas contaminantes de alto costo.”

El tema de la salud humana está claramente identificado como una prioridad. De igual forma, en el Acuerdo de París la salud guarda un espacio especial junto a ejes rectores como los derechos humanos y el genero. Es de considerar que los impactos a la salud, raíz del cambio climático, es uno de los temas de preocupación de la OMS. Esto se ha tratado de recalcar durante las Cumbre de Cambio Climático de la UNFCCC.

En las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (2015) presentadas por la mayoría de los países de Centroamérica al mundo como su plan de acción ante el cambio climático, el tema de salud se encuentra presente.

Costa Rica:

En el caso de Costa Rica el tema de salud es uno de los 10 ejes que abordará el futuro Plan de Adaptación (2018) por medio de planes sectoriales y territoriales. Esto representará la guía para las acciones de adaptación en el tema salud para el país.

WhatsApp-Image-20160629

El gobierno de Costa Rica en su NDC se comprometió a tomar acciones para mejorar su sistema sanitario y pluvial. Lo cual tiene una relación muy importante con la salud ambiental.

Sin embargo, el compromiso más llamativo podría ser el de desarrollar un sistema de monitoreo de enfermedades relacionadas con el cambio climático. Esto es importante porque la OMS ha mencionado que hay una gran cantidad de enfermedades que van a incidir de mayor manera en la salud a raíz de los cambios en el clima. Por ejemplo, las enfermedades transmitidas por vectores (Dengue, Zika, Chikungunya y etc..), olas de calor y otras. Por lo que tomar medidas para adaptarse en este aspectos resulta crítico.

El Salvador:

El Salvador busca adaptarse al cambio climático en el tema salud por medio de la inclusión de esta temática como un eje de su planificación. En su NDC menciona que la salud es es uno de los aspectos en que el país se ve afectado tal y como lo considera su plan y estrategia nacional de cambio climático. Específicamente plantea,  en el eje 2 de la Estrategia Nacional de Cambio Climático, realizar un plan sectorial de la salud ante el cambio climático.

“La problemática de exceso o falta de lluvia y agua, mayores temperaturas, olas de calor, tienen impactos directos en la salud de la población. Las pérdidas de cosechas y medios de vida agravan la malnutrición o desnutrición. Las inundaciones contaminan pozos de agua y provocan otros problemas de saneamiento. Por otra parte, ya se están experimentando mayores brotes de dengue, una de las enfermedades más sensibles a cambios en el clima y otras como la malaria, las infecciones respiratorias y las diarreas, todas las cuales afectan a la población,especialmente a la más pobre. Una estrategia de adaptación en salud necesita responder a estas nuevas circunstancias.” INDC de El Salvador.

Guatemala:

En Guatemala la adaptación al cambio climático según su NDC está guiada por la normativa y política pública existente en este tema. Estas se realizan desde instrumentos como el Plan Nacional de Desarrollo –KATUN 2032 hasta en políticas públicas especializadas. El tema climático es abordado de forma interesante en la Política Nacional de Cambio Climático, la cual busca la reducción del riesgo y la vulnerabilidad en sectores claves como la salud.

Guatemala busca que se “cuente con los planes y programas y desarrolle las actividades sustantivas orientadas a la prevención, y que reduzcan la incidencia de enfermedades vectoriales que se puedan incrementar por causas del Cambio Climático y sus consecuencias, aprovechando las nuevas tecnologías y el conocimiento ancestral y tradicional.” Política Nacional de Cambio Climático de Guatemala.

guatemala Firma del Acuerdo de París por parte de Guatemala

Honduras:

La adaptación, según el NDC, se aborda en Honduras por medio de su Ley General de Cambio Climático y la Estrategia Nacional sobre Cambio Climático. Es por estos instrumentos  que se ordenan las acciones y planes con los que se abordará la  adaptación al cambio climático.

La ley de cambio climático de Honduras no deja por fuera el tema de la salud. Es por esto que la Secretaría de Estado en el Despacho de Salud y el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) se encuentran bajo el mandato de “tomar en cuenta el cambio climático en sus planes para mejorar la prevención y disminuir las enfermedades respiratorias vectoriales, entre otras, que puedan incrementarse debido a la variabilidad climática, considerando al menos: infecciones respiratorias agudas, enfermedades diarreicas, y, particularmente, leishmaniasis, malaria, dengue y otros, aprovechando las nuevas tecnologías y el conocimiento ancestral y tradicional” Art 26 inciso 1 Ley General de Cambio Climático de Honduras.

La salud se refleja como sector prioritario en la planificación Centroamericana de la adaptación para enfrentar al cambio climático. Se encuentra presente en la estrategia regional, en contribuciones nacionales (NDCs) y en la normativa nacional.El tema de vectores y las enfermedades que estos transmiten son un aspecto estructural de la respuesta adaptativa del istmo para asegurar la salud humana.

Cabe rescatar que según la OMS para el 2015 se reportaron “1,206,172 casos de dengue en todo el continente, para una incidencia promedio de 198 casos/100,000 habitantes”  y de estos el 6% provienen de la subregion México-Centroamérica, dejando claro la amenaza que representa para el bienestar.

Lo cual nos llama a poner atención respecto a los ajustes que los sistemas de salud centroamericanos deben tomar para llevar a cabo la adaptación requerida.  La efectividad de estas medidas adaptativas puede verse reflejada en la cantidad de personas cuya salud se vea afectada y, en general, en el bienestar social.

cropped-logo-ruta-20161.png